Noticias

13 May 2020 10:23
Los residuos sanitarios del coronavirus se suman a la contaminación de los mares
Las mascarillas quirúrgicas y guantes se suman a otros residuos que llegan a las playas más remotas desde diversas ciudades del país. Foto: Oceans Asia

No hay estudios exactos sobre la cantidad total de desechos sólidos que terminan en los cuerpos de agua que desembocan en el mar habiendo sido producidos en las ciudades, inclusive distantes.

Aún así el temor de los científicos es que aumente el nivel de basura vinculada a las prendas de protección usadas durante la cuarentena debido al coronavirus.

Se trata de mascarillas, guantes de látex que son una forma de plástico, frascos con gel antiséptico y alcohol y las fundas tipo camiseta que en los hogares se desechan sin ser almacenadas para un segundo uso.

“Buscamos estudios sobre cuantificaciones del incremento de la polución ambiental por desechos sólidos que se genera en su gran mayoría por la economía lineal de producción, consumo y desperdicio que se da en los hogares, pero por la situación de crisis en la que vivimos no hemos encontrado estudios que cuantifiquen el impacto”, dice el científico Inty Grønneberg, cofundador de la empresa Ichthion, de origen ecuatoriano-británica, que crea tecnología para limpiar los cuerpos de agua.

Miembros de la organización conservacionista Oceans Asia descubrieron en las playas de varias islas del archipiélago de Soko miles de mascarillas usadas por la población como protección contra la COVID-19.

Lo que la gente arroja en las calles se mueve con el viento y las lluvias y poco a poco termina en los ríos o en las redes del alcantarillado pluvial que a su vez llegan a los océanos.

Lo que sí se ha cuantificado en estudios es que alrededor de 12 millones de toneladas de plástico van al mar cada año. El dato se basa en estimaciones que se hacen por lo general en periodos de dos semanas.

Verónica Arias, experta ambiental y directora ejecutiva de Ciudades de las Américas por el Cambio Climático, sugiere que la alternativa sería lavar los guantes con agua y jabón como se hace con las manos hasta generar espuma para que puedan volver a usarse.

Otro problema es que no hay una garantía de que las fundas para llevar las compras de los supermercados, por ejemplo, sean de material biodegradable como indican las ordenanzas.

“Al momento no hay ningún laboratorio que certifique que lo sean”, afirma la especialista. El objetivo es frenar que la basura plástica llegue el mar, donde con la sal se degrada y se crea el microplástico.

¿Qué hacer?

  • Coloca los guantes y mascarillas en una funda de plástico.
  • Deposítalos en una segunda funda para mayor protección.
  • Etiquétala con un rótulo que identifique que son residuos sanitarios.
  • Lávate las manos después de realizar este procedimiento. (I)