Noticias

30 May 2020 09:51
Los ingresos en gasolineras no cubrieron costos operativos en marzo y abril
En las gasolineras de Guayaquil aún se observan pocos vehículos.

“Pedí sobregiros a los bancos, refinancié pasivos con proveedores y solicité préstamos emergentes”. A eso recurrió Iván Casanova, dueño de dos gasolineras en el suburbio de Guayaquil, durante los últimos dos meses para mantener su negocio y no despedir a su personal.

Las restricciones de circulación vehicular, que se dispusieron a causa de la pandemia del coronavirus (COVID19), provocó una caída drástica de al menos el 70% de las ventas de este sector. De entre 100 000 y 120 000 galones (ecopaís y diésel) que vendía una distribuidora de combustible al día, antes de la epidemia, bajó a 10 000 en promedio un día de abril, llegando a tener hasta un 90% de pérdidas en sus ingresos, especialmente en las zonas periféricas.

Leonardo Alvarado, presidente de la Asociación de Propietarios de Gasolineras del Guayas, dio a conocer esta realidad del sector, que aunque empieza a mejorar con el paso del semáforo a amarillo y verde en algunas ciudades, desconoce cuántos meses más les tomará recuperarse.

Y pese a que las gasolineras pedían menos despacho de combustibles a la abastecedora estatal, en muchas de estas estaciones de servicio ni siquiera pudieron lograr vender al público esa gasolina o diésel, por la restricción vehicular dispuesta por el Comité de Operaciones de Emergencia nacional desde el 17 de marzo pasado, tras haber declarado el presidente Lenín Moreno la emergencia sanitaria en el Ecuador seis días antes.

“En el primer mes (de la emergencia sanitaria) las ventas cayeron alrededor del 70 %, 75 %, y para este segundo mes, aunque aumentaron las ventas, la disminución estuvo en el 55 %, 60 %”, sostuvo Francisco Silva, vicepresidente de la Cámara Nacional de Distribuidores de Derivados del Petróleo del Ecuador, quien añadió que la mayoría de distribuidores tienen problemas para asumir los costo de operación: “La única forma para seguir sobreviviendo es ajustando los costos mínimos. Los salarios es uno de los más grandes”.

“Mantuvimos las estaciones abiertas, prácticamente con los mismos costos de luz, con el mismo personal, y hubo costos extras”, refirió Casanova, dirigente de la asociación de Guayas, al referirse que tuvo que contratar movilización para su personal, $100 diarios, a más de insumos de seguridad para los trabajadores.

Ricardo Merino, gerente de Comercialización de Petroecuador, afirmó que los 47 distribuidores de la entidad pasaron de tener una venta diaria, en promedio, de 261 641 galones -antes de la epidemia- a 84 200 galones.

En el caso de la estatal optaron por la reducción de la jornada del personal operativo, de las estaciones. No hubo despidos, aseguró Petroecuador.

Otros distribuidores rotaron al personal. “Unos trabajaban, mientras otros estaban en suspensión laboral”, dijo el dirigente Alvarado. Y aunque Silva, vicepresidente del gremio nacional, sostuvo que conoce que algunas gasolineras cerraron por, en algunos casos, no poder cubrir sus gastos operativos, la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero señaló que dejaron de atender temporalmente siete distribuidores.

“Seis para precautelar la salud del personal y un centro, por trabajos de remodelación”, señaló la Agencia, por correo electrónico.

En Guayacanes, en el norte de Guayaquil, una gasolinera permanece cerrada, porque uno de los empleados falleció por probable COVID-19, comentó un guardia de seguridad, quien aseguró que sí les han pagado los sueldos a todos los trabajadores.

Mientras las restricciones vehiculares disminuyen en las ciudades, los dirigentes del sector temen una lenta recuperación e insistieron, como ya se lo expusieron al ministro de Energía, René Ortiz, en una actualización y aumento del margen de comercialización -de 0,17 por extra y ecopaís, y 0,13 por diésel- que ganan por galón para sobreponerse.

“Si sube el precio de combustible en porcentualidad, a nosotros nos va significar que vamos a obtener unos centavos más por cada galón, pero si baja el precio del combustible igual bajaría nuestro margen”, apuntó el dirigente nacional, Silva.

Mientras Alvarado, representante del gremio de Guayas, acotó: “Si no hay una recuperación pronto no nos quedará otra que liquidar al personal, porque ya no tendría sentido tener el personal que se había mantenido antes de la pandemia”.

Pérdidas económicas por tipo de gasolina

La gasolina súper dejó de despacharse en un 38,81 % en marzo, respecto a febrero (82 920 barriles menos); mientras en abril el despacho bajó en 82,57 % (176 333 barriles menos), en relación a febrero.

Considerando que cada barril tiene una capacidad de 42 galones y que en cada galón de súper se tiene márgenes de utilidad promedio de 30 centavos, las distribuidoras habrían dejado de obtener al menos $1 045 000 en marzo, y $2 220 000 en abril, como margen de ganancia respecto a lo que tuvieron en febrero.

La gasolina extra bajó su distribución en 32,64 % (344 161 barriles) en marzo hacia las gasolineras con relación a febrero, y respecto a ese mismo mes en abril cayó 68,27 % (719 709 barriles). El margen por la venta entre todas las gasolineras también se vio reducido en unos $2 471 764 en marzo, y en otros $5 168 950 en abril.

La extra con etanol o ecopaís también redujo su abastecimiento y en marzo cayó 35,59 % (410 724 barriles menos) y en abril bajó 78,47 % (905 570 barriles), ambos meses respecto a febrero pasado. El margen de comercialización total de la ecopaís habría caído $2 949 819 en marzo, y $6 503 803 en abril con referencia al margen global de febrero.

El margen por galón se ha mantenido en los últimos 17 años en $ 0,17, en las gasolinas extra y ecopaís.

El diésel premium cayó en 29,75 % (550 424 barriles menos) en marzo y 59,22 % (1 095 633 barriles menos) en abril, al comparar los despachos de febrero. Esa venta menor de diésel premium en las distribuidoras podría haber generado pérdidas por $3 167 139 en marzo, y $6 304 272 en abril, en ambos casos con respecto a febrero. El margen en ese tipo de combustible es de $0,137.

Recuperación del mercado

Ricardo Merino, gerente de Comercialización de Petroecuador, explicó que del 16 al 31 de marzo tuvieron una primera caída del 69 %, 70 % en promedio en todos los tipos de combustible. En abril, esa reducción -en promedio por día -fue del 68 %; y en mayo pasó a 56 %. “Hay una recuperación de 12 puntos porcentuales”, refirió el funcionario.

El sector industrial cayó en abril un 58 % del promedio día de despacho, y se recupera (en mayo) a menos 56 % hasta el día 25, es decir dos puntos porcentuales.

El GLP (gas de uso doméstico) es el producto que mayor estabilidad ha tenido en su despacho a nivel de terminales, aseguró Merino y agregó que cuentan con el stock suficiente para abastecer el mercado nacional en los diferentes puntos, refinerías, terminales y depósitos para las comercializadoras, que a su vez entreguen al distribuidor y éste al consumidor final.

Tipos de mercado

El mercado automotor representa el 68 % del total del consumo despachado de combustibles, en 2019. El industrial corresponde el 16,82 %; el naviero internacional, que es el producto que se vende a nivel de alta mar para los buques, corresponde el 4,81 %; el aéreo corresponde al 3,68 %; el naviero nacional tiene el 2,64 %; el industrial y productos especiales (solventes), el 1,86 %; y la pesca artesanal, 1,31 %.

Operativos

La ARCH señaló que ha realizado 11 080 inspecciones a nivel nacional durante la emergencia sanitaria, en plantas de envasado de cilindros de GLP y terminales, así como en estaciones de servicio, centros de acopio y depósitos de distribución de gas para consumo industrial y doméstico. (I)

Fuente: El Universo