Noticias

15 Mar 2020 16:47
La misa en Miami es con comunión en la mano y saludo con el codo
El nuevo coronavirus ha hecho que el saludo de codos se vuelva común. Foto: AFP

Miami – AFP

En una iglesia católica de Miami, el saludo de la paz se hace con el codo y la comunión en la mano o en la boca, pese al riesgo de contagio de coronavirus. Para el feligrés Alfredo Pablo, no hay nada que temer. El cuerpo de Cristo no puede causar enfermedad.

Sólo un centenar de creyentes, la mayoría hispanos, fueron a misa este día de Cuaresma a la iglesia Ermita de la Caridad en Miami, que un domingo normal habría congregado al triple de feligreses.

Pero nada es normal este domingo, cuando el mundo está en vilo por el nuevo coronavirus que ha provocado más de 6.000 muertos, el cierre de fronteras y el confinamiento de millones de personas.

Los tres dispensadores de alcohol en gel en las puertas de la iglesia están vacíos. Una mujer lamenta: “¡Ay mi madre, y yo que quería hacer la comunión!”. Otros pasan de largo. Nadie lleva guantes ni mascarillas.
Pero cuando llega el “saludo de la paz”, todos lo hacen de lejos, levantando la mano o chocando los codos; y bromean, encogiéndose de hombros.

“Son recomendaciones, uno tiene que ser obediente”, dice Alfredo Pablo, un dominicano de 67 años que saludó con el codo y luego tomó la comunión.
¿Pero no hay contradicción entre evitar el contacto en un sentido y no en el otro?

Para Pablo, no, porque la comunión es una forma de medicina. “Por fe”, dice a la AFP, “uno cree que Jesús está presente en la Eucaristía, es un instrumento de sanación”.

Normalmente la comunión es opcional y se puede hacer tanto en la mano como en la boca, explica el padre Delvis Mederos después de haber oficiado misa. “Se recomienda que se dé en la mano para proteger a las otras personas, pero no se impone”, añade.

La semana pasada, cientos de personas se pusieron en cuarentena en Washington DC luego de que el rector de la iglesia Christ Church diera positivo al COVID-19.

A medida que los contagios crecen exponencialmente en Florida (eran 100 este domingo), las autoridades recomiendan evitar congregaciones de personas y mantener distancia.

Se han cancelado eventos como el festival Ultra de música electrónica y el Miami Open de tenis, mientras las universidades y escuelas dan clases en línea o extendieron sus vacaciones de primavera.
Pero, si bien algunas iglesias en Estados Unidos dan misa a través de transmisiones en vivo, muchas siguen ofreciendo servicios religiosos

Mucha necesidad” de abrir las iglesias

En Miami, no ha habido instrucciones de cerrar. “También hay mucha necesidad de que las iglesias estén abiertas para que la gente venga a orar y buscar la paz, porque hay pánico y esto las serena”, dice Mederos.

Tras el cierre de las iglesias en Italia, que puso en cuarentena a toda su población, el periodista italiano Mattia Ferraresi escribió en una columna en The New York Times: “Para los creyentes, la religión es una fuente fundamental de esperanza y curación espiritual. Es un remedio contra la desesperanza y les da apoyo emocional y psicológico”.

Por eso, la prohibición de un servicio tan fundamental para los creyentes generó varios casos de misas “clandestinas”, contó el periodista.
Pero, para André Ryland, el ateo fundador de Humanistas del Oeste de Florida, todo esto es un sinsentido.

“Este ataque viral a la humanidad es una verdadera prueba para la Cristiandad”, dice, irónicamente. “Vamos a ver cómo combaten este problema global con plegarias”. (I)