Noticias

14 Feb 2020 12:40
En el Oriente Medio, el amor triunfa a pesar de los conflictos
La pareja de recién casados Hanan y Mohammad son recibidos cuando ingresan a su hogar temporal en un edificio escolar, transformado en un refugio improvisado para personas desplazadas, el día de su boda en la ciudad de Hasakeh, en el norte de Siria, el 1 de diciembre de 2019. Foto: AFP

Nicosia – AFP

“¡Oh, amor! No hay mayor meta para nosotros que ser derrotados en tus guerras”, escribió el poeta palestino Mahmud Darwish. En medio de los conflictos que azotan a Oriente Medio los enamorados siguen ganando batallas.

Desde los campos de batalla sirios hasta las ciudades en ruinas de Yemen, los reporteros son testigos de una violencia sin precedentes, pero en su triste vida cotidiana a veces hay una pizca de esperanza, belleza e incluso romance.

El fotógrafo, Safin Hamed, recuerda haber acompañado a una joven pareja de yazidíes, una minoría perseguida por el grupo radical Estado Islámico en Irak, en su boda.

La pareja salió de su tienda de campaña en un sórdido campamento de refugiados hasta el modesto ayuntamiento donde celebraron su boda cerca de Dohuk en el Kurdistán iraquí, en el norte del país.

“Fue una fiesta muy simple. No hubo cena, solamente un pastel (…) pero realmente querían mostrar su felicidad y bailar”, dice.

Los recién casados todavía eran niños cuando ISIS irrumpió en la región de Sinjar, el hogar histórico de los yazidíes, en 2014.

Cientos de personas fueron asesinadas; las mujeres fueron convertidas en esclavas sexuales y los jóvenes en soldados antes de ser liberados con cuentagotas.

Después de haber sobrevivido seis años con ayuda humanitaria, la pareja “apreciaba la vida y quería continuar (…) a pesar de todo lo que les había sucedido”, agrega Hamed.

Los invitados, vestidos con brillantes trajes tradicionales, bailaron al ritmo de la música tradicional kurda para las bodas, interpretada por algunos pocos músicos.

“Incluso después del final, querían que el grupo continuara”, recuerda el fotógrafo.

“A pesar de su sufrimiento, todos se habían preparado cuidadosamente. Fueron a la peluquería y escogieron bien su atuendo”, describe.

“Muy diferente”

En Yemen, un país en guerra durante más de cinco años y con la capital en poder de los rebeldes hutíes, Mohammed Huwais fotografió a hombres bailando en la calle durante una boda celebrada a pesar de lo que la ONU llama regularmente la peor crisis humanitaria del mundo.

En Idlib, una provincia en el noroeste de Siria y el último gran bastión dominado por yihadistas y rebeldes, Aaref Watad inmortalizó un vestido de novia en medio de los hierros retorcidos del frente de una tienda destruida en diciembre de 2019 por bombardeos atribuidos a Rusia.

Más al Este, Moustafa Ramadan y Luvin Yusuf tuvieron que posponer su matrimonio debido a la ofensiva lanzada por Turquía en el norte de Siria en octubre de 2019 para alejar de su frontera a una milicia kurda siria que describe como “terrorista”.

Finalmente los novios dijeron sí en Qamichli, frente a la lente del fotógrafo Delil Souleiman y un grupo de invitados que cantaban, aplaudían y cantaban melodías patrióticas kurdas.

“Era muy diferente de (mi) trabajo habitual, marcado por bombardeos, personas desplazadas, y muerte”, dijo el fotógrafo de la AFP.

En cambio, en la boda “el aire estaba lleno de música, colores, alegría y baile”, dijo. (I)