Noticias

27 Jul 2019 11:58
El látigo no los corrige

REDACCIÓN MUJER/GUAYAQUIL

Para corregir la conducta de un niño “no debemos castigar físicamente, no tenemos que gritar, no tenemos que amenazar, ni siquiera alzar la voz, porque creemos que alzando la voz les va a llegar el mensaje, cuando realmente lo que hacemos es que el niño haga ‘oídos sordos’, que tenga una actitud a la defensiva y que cualquier cosa que quisiéramos decir no lo tome de una forma positiva”, sentenció Paola Córdova, psicóloga del Hospital de Niños Francisco de Icaza Bustamante.

Sobre la forma del castigo físico, la experta es enfática en decir que “no se debe de tocar (castigar) de ninguna manera a un niño, con ningún objeto, ni con la mano, ni con zapatillas, nada… Al castigarlo físicamente solo le enseñamos que la violencia genera más violencia, jamás vamos a poder lograr el objetivo principal… una buena modificación de conducta”, dijo.

Cómo corregir

Es un trabajo día a día, señala Córdova, en donde papá y mamá se deben implicar, “se debe hablar de un solo idioma… no debe haber una desautorización dentro de esa corrección y apuntando a la no violencia”.

Si se trata de menores de 2 años, en quienes el desarrollo cognitivo aún es bajo para comprender reglas, la psicóloga sugiere evitar ceder ante berrinches, así asimilarán que no conseguirán lo que quieren solo con llorar.

También destaca la importancia del contacto visual al hablar con el menor, la firmeza en el tono (sin alzar la voz), usar expresiones corporales si es necesario para que capte el mensaje y determinar reglas siempre. (I)