Colimes se pinta de amarillo por florecimiento de guayacanes
Decenas de árboles amarillos decoran la hacienda Las Habras. Fotos: Prisilla Jácome

El florecimiento del guayacán de flores amarillas, una especie arbórea perteneciente a la familia de las Bignoniáceas propia de climas tropicales, no es más que un acontecimiento mágico. Esta cualidad fantasiosa no solo se debe a su imponente y sobrecogedora belleza particular, sino a la de su inesperada aparición y su efímera duración, convirtiéndolo en un evento natural único que en nuestro país se vive diversas provincias como Guayas, El Oro y Loja.

En Colimes, cantón guayasense, desde el pasado viernes se disfruta de este atractivo natural que solo lo pueden ofrecer estos gigantes de más de 15 metros de altura. Las primeras lluvias que se han precipitado durante los primeros días del mes han dado la pauta para que miles de pequeñas flores amarillas broten  hasta la copa de los árboles, produciendo extensiones completas de un asombroso amarillo, como sacado de algún libro de realismo mágico.

“Este fenómeno de florecimiento de guayacanes se da en un bosque seco. El botón floral solo espera las lluvias y una vez que llueve, a los cuatro o cinco días, comienza a verse el amarillo intenso y ahí dura un aproximado de tres días en la copa de los árboles y luego comienzan a caer para formar un manto amarillo (en el piso)”, explica Nelson Burgos, gestor turístico de proyecto de florecimiento de guayacanes en Colimes, sobre este acontecimiento que dura, en total, alrededor de unos siete días.

La hacienda Las Habras, ubicada en el kilómetro 4 de la vía a Olmedo (Manabí), fue escogida en esta localidad para realizar la inauguración oficial de la temporada que se extenderá hasta este martes 10 de diciembre. La alcaldesa de Colimes, Jackeline Ordóñez; la viceprefecta del Guayas, Susana González y la propietaria del atractivo, Felícita Egüez, participaron la ceremonia oficial que además incluyó presentaciones artísticas como canto, baile y recitación de amorfinos. Colimeños de distintas edades fueron los encargados de animar la cita.

En la actividad también participó la reconocida actriz y comediante Flor María Palomeque en calidad de madrina del evento natural, quien además vivió gran parte de su niñez en Colimes. “Este pedacito de tierra está en mi corazón. Aquí crecí, estoy tan orgullosa que el florecimiento de los guayacanes sea aquí en Colimes”, expresó. 

Una vez inaugurada la época ‘amarilla’, funcionarios y personas que se dieron cita en la hacienda, recorrieron durante una hora aproximadamente en un sendero que permite apreciar gran parte de las 15 hectáreas del lugar en donde están los grandes guayacanes. Paseos en bote, recorridos a caballo, ruta en bicicleta, avistamiento de aves, comida criolla y más también son actividades que se pudieron disfrutar en esta jornada y que el público puede acceder durante el tiempo que dure la temporada. El valor de la entrada es de $ 3 por persona. 

Pero no solo en este espacio se puede acceder a los guayacanes. En la misma ruta se puede apreciar, a lo largo de la carretera, decenas de árboles amarillos que decoran el espacio, así como otras haciendas que abren sus puertas a los visitantes. La Finca El Lago, a unos dos kilómetros de distancia del atractivo anterior, también ofrece recorrido por guayacanes, comida típica, espacio para fiestas y alojamiento. La entrada es de $ 2 y la estadía es de $ 25 por cabaña.

 De esta forma, Colimes se muestra como una opción para quienes, desde la costa ecuatoriana, desean apreciar esta rápida pero maravillosa época del año que cada vez más llama la atención de decenas de personas a nivel nacional e internacional. (I)