Entretenimiento

11 Feb 2020 15:42
La película ecuatoriana ‘A Son of Man’ termina su exhibición en salas de cine nacionales y alista secuela
El estreno simultáneo a nivel nacional fue el 25 de octubre de 2019 en todos los cines del Ecuador. Foto: Internet

“A Son of Man: la maldición del tesoro de Atahualpa”, la primera
producción cinematográfica ecuatoriana realizada por Luis Felipe Fernández-Salvador, finalizó su exhibición en cines tras mantenerse durante 15 semanas consecutivas en cartelera a partir de su estreno. Esto la convierte en la primera película ecuatoriana de cine independiente que alcanza este récord.

La cinta, que documenta la obsesión de una familia por encontrar un tesoro maldito, fue grabada escenarios naturales del Ecuador ubicados entre los Andes y la selva amazónica. Cada fotograma cuenta con una propuesta estética y narrativa que sus creadores denominaron “realismo fantástico”.

En año pasado, además, representó al país en los premios Óscar y fue nominada en importantes festivales de cine de Europa y Estados Unidos, obteniendo varios galardones como el Gran premio del Festival de Rhode Island (EE.UU.) y el gran premio del Festival de Terra Di Sienna (Italia).

“Proponer un género cinematográfico, el realismo fantástico, fue sin duda un gran desafío, pero la acogida que tuvimos demostró que hay que atreverse a más y no temer cuando se trate de romper esquemas. Estoy muy agradecido con toda la audiencia y ahora más que nunca, mi compromiso es seguir apostando al arte e innovar para encontrar una identidad nacional”, señaló Fernández-Salvador, director de la película.

Luis Felipe Fernández-Salvador, director de la película A son of Man: La maldición del Tesoro de Atahualpa. Foto: Cortesía.

A mediados de este mes todo el país podrá disfrutar del largometraje en las principales plataformas digitales y cableras nacionales (PayPerView).

Otro hito importante previsto para este año es el estreno de la precuela que tiene como nombre provisional “A Son of Man 2: La historia del Cazador”, largometraje que revela el trasfondo de los personajes, sus motivaciones y responderá además las interrogantes e incógnitas de quienes disfrutaron de la primera parte. Con esta segunda película se espera complementar la historia para que la audiencia consolide la experiencia de una saga.

A través de estas acciones el director busca exportar experiencias cinematográficas, con la finalidad de llevar más del Ecuador al mundo y traer más mundo al Ecuador. (E)