Deportes

8 Feb 2020 14:25
Argentina será testigo y juez de su acompañante sudamericano a Tokio-2020
Los jugadores de Argentina celebran después de derrotar a Colombia durante su partido de fútbol del Torneo Preolímpico Sudamericano Sub-23 en el estadio Alfonso López, Bucaramanga, Colombia, el 6 de febrero de 2020. Foto: AFP

Bucaramanga, Colombia – AFP

Clasificada y campeona, Argentina será testigo y juez en la última jornada del Preolímpico sudamericano Sub-23. Su archirrival Brasil deberá vencerla para viajar a Tokio, pero la anfitriona Colombia y Uruguay cuentan con que frene a la Canarinha para soñar con el boleto olímpico.

La albiceleste de Fernando Batista ha sido una verdadera aplanadora: invicta con los seis partidos ganados, la mejor ofensiva con 14 anotaciones y el goleador del torneo en sus filas, Alexis Mac Allister, con cuatro goles.

“Increíble lo que logró este equipo, ganando todos los partidos, invictos, creo que lo merecemos esto, nos tocó sufrir por momentos pero sacamos el carácter que nos identificó todo el campeonato”, dijo el delantero Adolfo Gaich.

A los gauchos aún les queda un escalón para llegar a la planicie, desde donde buscarán su tercera presea dorada tras las alcanzadas en Atenas-2004 y Pekín-2008. Cerrarán el cuadrangular final del certamen el domingo, en el estadio Alfonso López de Bucaramanga (noreste), ante una verdeamarela ávida de revalidar el oro que levantó por primera vez en Rio-2016.

El también invicto Brasil de André Jardine garantiza su clasificación a Tokio con una victoria, aunque un empate le sirve en caso de que colombianos y uruguayos dividan puntos en el juego que abrirá la jornada.

“Tenemos que imponer nuestro juego, no solo en la calidad técnica. Tenemos que estar atentos a los detalles más pequeños”, dijo el mediocampista Pedrinho. “Será un gran juego, porque tienen un gran equipo, pero nuestro equipo también lo es”.

Batista no ha dado luces del elenco que saldrá a la cancha cafetera, si el poderoso once estelar o si dará chances a aquellos que jugaron poco.

Trataremos “de armar el mejor equipo que podamos para jugar el domingo, nosotros ya logramos la clasificación pero el respeto por el torneo, por los que están jugando (…) lo vamos a tomar con la seriedad que merece”, afirmó el DT.

  • A la espera

La participación de Uruguay o Colombia en las justas internacionales dependerá del resultado del clásico sudamericano. Los charrúas son terceros y los colombianos son cuartos, ambos con un punto pero los celestes con más goles marcados (3 frente a dos).

El vencedor viajará a la capital japonesa siempre y cuando Brasil no le gane a Argentina. Los charrúas, además, pueden obtener el boleto si empatan y la albiceleste derrota a la Canarinha por dos o más goles.

“Va a ser una final, va a ser un partido durísimo, por supuesto, porque Colombia es un gran equipo, tiene grandes individualidades y un gran juego colectivo”, dijo el técnico uruguayo, Gustavo Ferreyra.

Ante los brasileños, el jueves, Uruguay mostró una de sus mejores versiones a lo largo del campeonato, en el que le ha costado darle solidez a su defensa y su promesa en ataque, Diego Rossi, solo ha aportado una anotación.

Al frente tendrá a una dolida Colombia, que contra los argentinos cedió los puntos en un pestañear: en tres minutos ajustó un 2-0 que luego cerró al 2-1 final.

Irregular en la fase de grupos, los locales han mejorado su nivel a base de planteamientos tácticos de su entrenador, Arturo Reyes, y de la compenetración de talentos ofensivos como Jorge Carrascal y Edwuin Cetré.

Además tendrá a su favor el apoyo de su público, que en las dos jornadas anteriores ha llenado las gradas del estadio Alfonso López, con capacidad para 28.000 personas.

“Todavía tenemos fe y confianza, podría decir que el grupo ya asimiló el golpe y ya está pensando en que podemos ganar el próximo partido y clasificar”, apuntó el DT. (I)