Cuenca

15 May 2020 09:15
Hospital Vicente Corral Moscoso aplica protocolo para manejo de cadáveres de COVID-19
Con los protocolos se busca que el personal tenga una mínima exposición al contagio del coronavirus. Foto: Cortesía

Cuenca

El país cuenta con un protocolo para la manipulación y disposición final de cadáveres con antecedente y presunción de COVID-19 hospitalario. En el hospital Vicente Corral Moscoso, denominado como ‘centinela’ durante la crisis sanitaria actual, se aplica a cabalidad los lineamientos de bioseguridad para evitar el contagio del personal involucrado en esta tarea, así como del personal y pacientes que acude a esta casa de salud.

El director médico del hospital, Antonio Sigüenza Pacheco, explicó que cuando un paciente fallece, hay un personal calificado y específico que se encarga del manejo del cadáver, apegado al protocolo internacional que garantiza el mínimo de exposición y anula la posibilidad de contagio.

Mientras que el traslado a la morgue del hospital lo realiza el personal de servicios generales por la ruta establecida, tomando las debidas precauciones y siempre con el uso del equipo de protección para evitar el contagio del virus. Finalmente, se verifica que se haya contratado los servicios exequiales para que la familia pueda retirar el cadáver.

“El hospital cumple con los lineamientos de bioseguridad con el único objetivo de salvaguardar la salud del personal, quienes están provistos con los equipos de protección necesarios”, informó el funcionario.

Sigüenza añadió que las bolsas para cadáveres que el hospital adquirió facilitan una transportación segura, ya que cuentan con sellado electrónico mediante alta frecuencia para evitar derrames de fluidos biológicos y malos olores. Dijo que además estas fundas son resistentes, ya que soportan hasta 150 kilos y están fabricadas en lona doble capa de PVC antifluidos y cuentan con seis agarraderas para facilitar la transportación del cuerpo.

Por otro lado, señaló que el protocolo debe aplicarse en todas las instituciones públicas, privadas, municipales y otras involucradas en la notificación, verificación, manipulación y disposición final de cadáveres con antecedentes y presunción de COVID-19 en el ámbito hospitalario, para impedir que el virus se propague. (I)