Comunidad

20 Mar 2019 12:20
Serán dos líneas de buses las que circulen dentro de urbanizaciones de la parroquia satélite La Aurora
Con 10 buses operará LojasTrans las dos rutas internas entre urbanizaciones de la parroquia satélite La Aurora, de Daule. Foto: Cortesía

Ningún bus de transporte público circula actualmente sobre las vías principales de las urbanizaciones Villa del Rey, La Joya y Villa Club, ubicadas en la parroquia La Aurora de Daule. Sin embargo, su llegada es inminente.

Así lo señaló Julio Jaramillo Pareja, gerente de la Autoridad de Tránsito Mancomunada Centro-Guayas (ATM), e indicó que no será solo la compañía LojasTrans la que circule con 10 unidades.

También ingresará, en las dos rutas ya estipuladas, la compañía Gonzalito S.A. Esta tendrá “3 unidades nuevas”, dijo Jaramillo, y un bus eléctrico en modo de prueba a partir de abril.

“La ATM siempre especificó que el día de inicio de operaciones de buses sería el lunes 18 de marzo”, señaló el funcionario ante la mención de la fecha que en anuncios publicitarios puso LojasTrans: el lunes 11 de marzo.

“El lunes 18 no entraron los buses porque algunas unidades continúan en el proceso de matriculación“, explicó Jaramillo. Agregó que cuando ese requisito esté listo, el ingreso de los vehículos será inmediato.

Serían de 5.000 a 7.000 usuarios diarios los que tendrían estas dos líneas de buses, según el estudio que se elaboró para el proyecto de transporte público entre las urbanizaciones.

De acuerdo al material publicitario de LojasTrans en medios impresos, la compañía comenzará con un cobro de $ 0.25 por pasajero con sus unidades actuales.

El costo subirá a $ 0.30 cuando lleguen sus tres unidades nuevas, las cuales contarían con cámaras de seguridad y rastreo por GPS. Las unidades tendrían capacidad máxima de 35 pasajeros.

Además, se detalla que las rutas serían “exclusivas” para la transportación entre ciudadelas y que no habría conexión con la av. León Febres Cordero (principal en la parroquia).

Moradores en desacuerdo

“El rechazo de los moradores es total” al ingreso de buses hacia las urbanizaciones, señaló Gina Mosquera Santos, administradora de la etapa Krypton de Villa Club.

Para esta moradora que llegó hace 10 años al lugar, el principal conflicto es que “las vías de acceso no tienen la infraestructura para soportar el tránsito de buses”.

“La vía es pequeña, apenas dos carros entran y está en mal estado. Además, tenemos un colegio a la altura de (la etapa) Doral y ya eso genera tráfico en las horas de entrada y salida de niños, será mucho peor con los buses”, aseguró Mosquera.

Mosquera señaló que “el transporte es un derecho del pueblo” e indicó que ese requerimiento ya está cubierto actualmente.

“Con las furgonetas que ingresan a los trabajadores el servicio es completo, ¿por qué no legalizan eso?”, cuestionó.

Su segundo ‘pero’ a los buses es la seguridad. Indicó que los dueños de casas eligieron urbanizaciones privadas por el “deseo de paz“, sentimiento que hasta ahora han conseguido.

“Hoy en día sí se ha escuchado de robos en la vía principal pero es muy raro. En mi etapa (Krypton) somos 447 familias y hubo robos muy puntuales”, dijo Mosquera.

En la urbanización La Joya, los moradores habían previsto una reunión entre etapas para la noche del lunes 18 de marzo y así tomar medidas contra la entrada de buses.

Sobre el mal estado de las vías en estas ciudadelas existe una petición en línea para el arreglo del asfaltado. La moción fue lanzada por el usuario Catherin Muñoz, quien se identifica como moradora de Villa Club.

La petición está acompañada por un video publicado en YouTube el 19 de marzo de 2019.

En defensa del usuario y no de “informales”

Ante la afirmación de que “todos los moradores” se niegan a recibir el transporte público, el gerente de la ATM Centro-Guayas señala que se debe diferenciar.

“Hay un conjunto de personas que requieren este transporte”, indicó Jaramillo y señaló a trabajadores de construcción, colaboradoras domésticas, guardianía, entre otros.

“Si se le pregunta si necesita buses a quien tiene vehículo, la respuesta será que no”, agregó el funcionario.

Solo en La Joya, comentó Jaramillo, hay 50.000 familias y habría un promedio cercano a un auto por hogar.

Otro grupo que está en desacuerdo con el ingreso de los buses es el de “taxistas informales”. Solo en La Joya hay dos cooperativas que se estacionan a un costado de la vía y dan el servicio de “taxirrutas” internas y externas (hacia Guayaquil).

Dos cooperativas de taxis hacen fila en la entrada de La Joya para transporte interno y externo (hacia Guayaquil). Foto: Archivo / junio de 2018

Aparte de ellos hay “informales” independientes que usan la Piazza La Joya como estacionamiento para esperar clientes; o aquellos que circulan sobre la avenida y pitan para ofrecer el servicio de traslado.

Un tercer sistema de transporte ilegal es el de furgonetas, que cobran $ 0.30 por pasajero.

Jaramillo señaló que con los informales no se puede llegar a ningún acuerdo para su funcionamiento. “Las furgonetas tienen que desaparecer, su tipo de servicio no se contempla en la ley”, señaló.

En cuanto a los taxistas informales, Jaramillo indicó que en Daule hay 10 cooperativas de taxis legalizadas y todavía hay cupos para más “amarillos”, por lo que los invitó a legalizarse para brindar sus servicios.

Cuestión de seguridad

Que la inseguridad se eleve con el tránsito de buses de transporte público sí es una posibilidad. Así lo indicó Santiago Luna, jefe de la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) del circuito La Joya.

“Podría haber más robos por la acumulación de personas en un sector y mayor presencia de personas extrañas”, refirió Luna, y agregó que dentro de los buses también es común el hurto, conocido como “bolsiqueo”.

“La Policía Nacional ya tiene conocidos los horarios de aglomeración en el sector para realizar controles; también se ha tenido contacto con los taxistas (…) ellos se prestan a conversar e informar sobre personas extrañas porque ya se conoce quiénes frecuentemente laboran aquí”, señaló el capitán.

Ante la llegada de buses de transporte urbano, Luna indicó que la policía está preparada para afrontar el nuevo escenario.

Santiago Luna, jefe del UPC del circuito La Joya, señaló que la policía tomaría medidas para controlar posible aumento de delincuencia tras el ingreso de buses. Foto: Ronny Paredes Estrella

Aumentar el número de ‘megaoperativos’ sería una de las medidas a tomar. Con ello se refiere a bajar a todos los pasajeros de los medios de transporte para realizar revisiones individuales.

Otra acción que tomaría la policía sería “incorporar el tema de la prevención y seguridad en el uso de buses” en las charlas frecuentes que organiza la UPC en cada etapa de las urbanizaciones.

Luna también señaló que hay recursos de seguridad ya disponibles que también sirven a los moradores como: activar el botón de pánico en su teléfono; ser parte de los chats grupales con el UPC para avisar sobre sospechosos en el sector; y hacer las denuncias ante robos o hurtos para que la policía trabaje sobre cifras reales sus operativos. (I)

Datos

  • Los buses circularán en dos rutas:
  • La primera va desde Villa del Rey (etapa Rey Juan Carlos) hacia la Plaza Tía, Piazza La Joya y (viceversa). Esta tendrá 205 frecuencias.
  • La segunda se inicia en Villas del Rey (etapa Rey Juan Carlos) y va hacia la Plaza Tía, Piazza Villa Club y (viceversa). Serán 147 frecuencias.
  • Los recorridos se iniciarán a las 5h00 y culminarán a las 21h30.
  • Habrá frecuencias cada 5 y 7 minutos, según la ruta.