Comunidad

31 Jul 2020 09:30
Quito requeriría mayor restricción, con modificaciones en el toque de queda y aplicación de ley seca
En Quito la curva de contagio sigue en ascenso. Foto: Archivo

Un toque de queda para los viernes y sábados y una ley seca por algunos días, serían analizados por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional para Quito a fin de detener los crecientes contagios de coronavirus en la capital. Tomando en cuenta además los resultados de los operativos de control en siete parroquias quiteñas.

Agustín Albán, presidente del COE de Pichincha, señaló que se ha logrado retrasar la curva lo que ha permitido que no haya un aumento explosivo. Indicó que hay unos 200 contagios diarios.

Según David Larreategui, docente médico de la UDLA, medir la curva epidemiológica en la que está Quito es imposible. Esto porque solo se está midiendo el número de casos nuevos y hay dudas sobre los casos graves en los hospitales y las defunciones por día.

Más personal médico.

“Hay una demanda muy grande de las camas. No vemos que ese número de camas esté bajando…”, sostuvo el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, quien acotó que continuará la ampliación de la capacidad hospitalaria y se contratará 504 médicos y enfermeras.

Zevallos ve “muy poco probable” que la capital regrese a un semáforo rojo. Adujo que es una prerrogativa de los alcaldes tomando en cuenta, capacidad de camas, traslado de los pacientes, comportamiento de las poblaciones. Además que podría impactar económicamente tomando en cuenta que hay un 60% de actividades informales.

Organizaciones que forman la Asamblea de Quito, pidieron que se apliquen pruebas gratuitas y masivas para detectar coronavirus en los sectores donde hay mayores contagios.

“Comparando no solamente los casos sino también las muertes por millón de habitantes, Ecuador está mucho más bajo que Colombia, México, Perú, Brasil y Chile. Esto habla de que nosotros hemos logrado contener la crisis, y lo digo con muchísimo orgullo y también con muchísima humildad, porque es una pandemia, que ha generado un exceso de mortalidad y una demanda total de camas. “, dijo Zevallos . (I)

Fuente: El Universo