Comunidad

19 Feb 2020 11:36
Niños de Solca de Guayaquil siguen sonriendo y lo muestran en show de talento
Los doce concursantes pasaron por dos días de eliminaciones para mostrar su talento en la gran final. Foto: Ericka Sánchez

Doce niños y adolescentes participaron, el pasado jueves, en la final del concurso Solca con talento, en el patio de la Sociedad de Lucha contra el Cáncer del Ecuador (Solca). Este evento se realiza en conmemoración por el Día Internacional de Lucha contra el Cáncer Infantil, que se recuerda cada
15 de febrero.

Emotivas presentaciones como la de Elkin Haro, quien le dedicó a su madre la canción La Playa de La Oreja de Van Gogh, cautivaron los corazones de los asistentes. Maribel Valdez, madre de Elkin, lloraba de emoción al ver que su hijo de 14 años enfrenta el cáncer con valentía. “El amor que le doy a mi hijo a diario y la voluntad de Dios que está siempre entre nosotros es lo que nos hace caminar a paso firmes”, dijo.

Al igual que él, doce jóvenes presentaron sus talentos en canto, baile, actuación y manualidades. Mirabel Estrada de Suárez, presidenta del Comité de Damas de Solca, explicó que la categoría de manualidades incluía pintura, que fue dirigida para los niños internados que no podían salir, pero desean concursar.

El objetivo de esta actividad es sacar de la rutina médica a los padres y niños y que “piensen en otra cosa”, añadió Estrada. El Comité de Damas fue el organizador del concurso. Durante dos días de eliminatorias más de veinte niños y adolescentes tenía la ilusión de llegar a la final. Los pequeños guerreros inscritos en la actividad recibieron la visita de artistas y personajes representativos de la ciudad, quienes apoyaron el talento de cada uno.

Sara Palau, de 15 años, demostró que la determinación puede ganar a la enfermedad. Ella hace tres meses no podía hablar por su adenoma de tiroides en la garganta. A pesar de su diagnóstico, el pasado jueves, pudo cantar frente a sus familiares y seres queridos. “Siempre me gustó cantar, yo tenía mucho miedo de no recuperar la voz y no volver a cantar, pero lo pude hacer”, dijo emocionada.

Scarlet Torres tiene una actitud similar para enfrentar su leucemia. Un año lleva en tratamientos pero eso no la detuvo para bailar danza árabe junto a su hermana. “Estaba contenta porque antes de que me sucediera todo esto yo bailaba ballet en un academia”, recordó. Presentarse ayuda al estado anímico de estos pequeños guerreros. (I)