Comunidad

12 Ago 2019 17:30
Dirigir Épico para servir a Guayaquil, el nuevo desafío de Bianca Dáger Jervis
Bianca Dáger Jervis fue nombrada como la primera gerente de la nueva empresa pública municipal de Guayaquil, Épico, el pasado 5 de agosto. Hasta entonces se desempeñó como directora ejectuvia de la empresa de soluciones ambientales Sambito. Foto: Ronny Paredes Estrella

La mañana viene ajetreada pero, con un café en la mano, Bianca Dáger Jervis llega radiante al primer encuentro con la prensa desde su nombramiento (el lunes 5 de agosto) como gerente general de la Empresa Pública de Gestión de la Innovación y Competitivdad de Guayaquil.

La nueva entidad, apodada Épico por sus siglas, está en proceso de formación, pero se inicia de la mano de una porteña que tiene claro dónde quiere llevar su nuevo desafío profesional.

“La meta es resaltar los sectores estratégicos de Guayaquil, llevar lo bueno a ser excelente, que las empresas digan ‘yo debo estar allá’. La innovación y tecnología deben ser inclusivas, orientadas a generar sociedades prósperas”.

Entre los perfiles que la Municipalidad vio para el cargo, el de Dáger destacó por el papel que desarrolló hasta este mes en la consultora ambiental Sambito. Sentada en esas oficinas, rodeada de personas que vio crecer por 14 años, esta ingeniera agrónoma graduada en la universidad Earth de Costa Rica, y máster en Administración de Empresas de la UEES, señala que la ética laboral obtenida en Sambito la guiará.

“Aquí nos especializamos en proyectos de desarrollo sostenible sin precedentes. Eran sueños que con fe y arduo trabajo se volvieron reales”, recordó Dáger al referirse a logros como las Cumbres Internacionales de Medio Ambiente (CIMA), los premios internacionales a emprendedores ambientales Latinoamérica Verde (constó como directora ejecutiva), entre otros.

Ser la primera líder de Épico también es un triunfo simbólico. “Vivimos la era más emocionante para las mujeres en cuanto a su desarrollo en el campo que quieran (…) pero aún hay que trabajar para que eso se traduzca en que podemos llegar a puestos en que se tomen decisiones. En Guayaquil vamos a trabajar para conseguirlo”. (I)

Se vienen los premios Latinoamérica Verde

Del miércoles 21 al domingo 25 de agosto se vivirá la sexta edición de los premios Latinoamérica Verde, en el Puerto Santa Ana de Guayaquil. La ahora fundación hizo de Guayaquil un referente regional que ya atrajo 10.100 proyectos sobre sostenibilidad de 40 países y sigue creciendo.

“Actualmente se está realizando un estudio para medir el impacto de los premios. Datos que ya hemos obtenido dicen que el 70% de los 500 mejores proyectos de las ediciones anteriores, hoy venden 70% más que antes del concurso. Eso provocó que esta comunidad haya incrementado en 16% su personal. También, dos de cada tres finalistas accedió a financiamiento para hacer crecer su idea”, cuenta Dáger, quien se desempeñó como directora ejecutiva de Latinoamérica Verde hasta hace una semana.

Dejar Sambito y ese icónico certamen ambientalista representa nostalgia para la apasionada activista ‘verde’. Sin embargo, asegura que se mantendrá siempre cercana a ellos, tomando inspiración de una institución que no detiene su crecimiento y propuestas.

Latinoamérica Verde será un evento gratuito que combinará conferencias, exposiciones, entretenimiento, talleres, además de la edición ‘verde’ de la Feria del Parque. En el sitio web www.premioslatinoamericaverde.com se encuentra la agenda completa de la cita.

Las 5 claves del ‘arte del balance’

Thiago (7) y Tomás (1) son los hijos de BIanca Dáger y Christian Ponce. Foto: Cortesía

El ‘arte del balance’ es la frase que describe su talento para pasar de ejecutiva a mamá y esposa en segundos. Su hogar es su mayor proyecto de vida, asegura, y ha desarrollado mecanismos para brindarle el tiempo que requiere sin olvidar su crecimiento personal.

“Es importante la flexibilidad para no perderte las cosas que son importantes para tus niños. No es excusa que porque trabajas te desentiendes de tus hijos o que por ser mamá no puedes cumplir tus objetivos profesionales. Mis hijos son mi mayor proyecto de vida y tengo la suerte de contar con mi esposo y mamá para complementarme en su cuidado. Servirlos a ellos primero es mi elección como mujer”, sostiene.

Entre las acciones que destaca en su rutina para combinar sus facetas profesional y familiar, están:

  • Tener claras las prioridades y ‘atacar’ una cosa a la vez
  • Destacar el tiempo familiar. Desayunar con sus hijos y acostarlos a dormir son actividades infaltables en su día. Una vez hechas, el mundo puede continuar.
  • Tener en quién confiar. Su esposo, Christian Ponce, es su primer pilar para el cuidado de los niños.
  • Crear recuerdos familiares. Para Dáger, darle a sus hijos momentos que llevar en la memoria es esencial para que tengan un gran refuerzo emocional.
  • No te recrimines cuando no puedas cumplirlo todo, aconseja. “Habrá un día en que, aunque quieras, no se va a poder y está bien. Lo importante es seguir y estar presente”, señaló.

¿Qué dijo?

“Me encantaría que los jóvenes sientan que Guayaquil es una ciudad de oportunidades. Ellos son los que tienen la vida por delante y no quiero que vean como una opción más fácil salir del país que desarrollarse aquí. Queremos que la ciudad de esos mecanismos para que sientan que pueden quedarse. Pero para ser una ciudad de oportunidades primero hay que enfrentar los desafíos que tenemos”.

“Este ahora es un mundo de ciudades y no de países. No es que Ecuador compite con Colombia sino que Guayaquil se mide Medellín. Competitividad, bienestar, seguridad jurídica, felicidad, son condiciones que las empresas buscan cuando quieren asentarse. Queremos que Guayaquil sea atractiva de verdad. No todo estará en nuestra competencia y ahí buscamos poder trabajar con los entes superiores”.

“No tengo vocación política pero si de aporte a la ciudad. En ese aporte también busco crecer como profesional. Es una bendición tener la posibilidad de servir a la ciudad, que con nuestro trabajo y el equipo que estoy formando podemos dinamizar algunas cosas”.

“En el caso de las mujeres emprendedoras o con cargos de dependencia y que son mamás, se necesita el espacio para que puedan trabajar mientras cuidan a sus hijos. Esto sí es posible hoy a través de la tecnología, pero debemos trabajar por hacer de Guayaquil una ciudad ‘mom friendly’, con restaurantes y empresas con zonas donde los niños estén seguros y cerca de mamá mientras ella labora”.

Dáger también es miembro fundador de ALMA, un colectivo de mujeres profesionales que generan iniciativas sobre sostenibilidad.