A través de muñecos artesana resalta la identidad cuencana
Esther Jara posa junto a las muñecas de trapo que crea a punta de máquina de coser. Foto: Verónica Mantilla

La vestimenta tradicional de la chola y cholo cuencano cobra vida y elegancia en muñecos de trapo.

Las polleras bien bordadas con un conjunto de hilos, lentejuelas y brillos, hacen juego con el sombrero de paja toquilla, las cintas entrecruzadas en el cabello y largos aretes que lucen las ‘cholitas’.

Lo mismo sucede con el ‘cholito’, quien viste una impecable camisa blanca, poncho rojo, pantalón negro y sombrero.
Estas creaciones que guardan identidad, cultura y habilidad, son elaboradas por la artesana Esther Jara Rodas, quien se dedica desde los 20 años de edad al oficio.

Según recuerda, cuando se inició en la labor, las muñecas eran completamente de trapo con ojos y boca bordados, sin embargo en la actualidad se complementa con otros materiales que contribuyen en la perfección del acabado.
Con los muñecos se hacen artículos decorativos y utilitarios como portamanteles y cocineros.

A decir de Esther, el trabajo no es complicado pero sí demorado. El proceso comienza con el trazo de moldes, luego se pasa al recorte, costura, relleno y finalmente los detalles, que son los más laboriosos.

Los muñecos van desde los 14 hasta 50 centímetros; y los costos a partir de $10. Esther también confecciona saragureños, cañarejos, otavaleños, entre otros personajes de todas las provincias del país.

Los pedidos se realizan en el local 69 del Centro Municipal Artesanal (Cemuart) o al 0999769976.

“Las personas que más adquieren las creaciones son extrajeras. Ellos llevan para regalos”, aseguró. (I)

“Toda una vida me han gustado las artesanías. El secreto del éxito está en el cariño y la dedicación”
Esther Jara
Artesana